Con el recién estrenado otoño, la estación que se caracteriza por la aparición de fenómenos climatológicos adversos que nos pueden llegar a sorprender en carretera, como la lluvia, la niebla y el inicio de las heladas, os invitamos a la prudencia y sobre todo, os mostramos algunos de los consejos necesarios para tener el coche a punto en esta nueva estación:

Revisar las luces

Ahora que empiezan a disminuir las horas de sol, se trata de un aspecto clave en tu vehículo. Así que lo primero que debes hacer es revisar faros, luces traseras, luces de estacionamiento, luces de freno y los intermitentes. Resultará muy útil pedir ayuda a algún conocido para que te indiquen si están bien.

Los expertos aconsejan revisar las luces cada cinco años, ya que con el tiempo las bombillas pierden intensidad. Recuerda que, además de peligroso, llevar algún faro delantero fundido supone una multa de 200 euros.

Para que no te ocurra esto, utiliza las luces cuando sea necesario y acuérdate de apagarlas cuando salgas de un túnel. Además, iluminarán mejor si al lavar el coche limpias el faro por fuera, utilizando un paño y limpiacristales.

Luneta trasera

Comprueba que la luna térmica trasera funciona correctamente. Seguramente lleves meses sin usarla y quizá te lleves una sorpresa cuando la necesites de verdad. Si no funciona es posible que sólo sea cuestión de cambiar un sencillo fusible.

Neumáticos

Es una de las máximas a la hora de poner el coche a punto en otoño,. Su dibujo debe tener, por seguridad y por Ley, al menos 1,6 mm de profundidad. Si es menor se recomienda cambiarlos por unos nuevos. Aún así, si tienen más de cuatro años también se aconseja sustituirlos, ya que la goma se endurece y llega a perder hasta un 60% de su eficacia.

Para intentar que duren lo máximo posible, lo que debes hacer es realizar una conducción suave. Además, es importante evitar los bordillos al aparcar y, sobre todo, llevarlos con la presión adecuada.

Escobillas

El propósito de las escobillas es limpiar completamente el parabrisas. Visualmente, comprueba que su goma no está cuarteada y que barren correctamente el parabrisas. ¿Cómo nos damos cuenta de que fallan? Cuando dejen rastros de suciedad o suenen más de lo normal.

Para alargar su uso basta con limpiarlas una vez al mes con un algodón empapado en alcohol y un trapo suave. Lo que no se puede hacer es usarlas para quitar el hielo del parabrisas. Debéis saber que durante el verano, y debido a las altas temperaturas, han podido quedar en mal estado.

Cambiar el aceite

A la hora de realizar un cambio de aceite del coche debe hacerse con el coche en frío y aparcado en llano, y después extraer la varilla que hay en el vano motor. El nivel del aceite debe estar siempre entre las marcas MÁX. y MÍN. No obstante, la mayoría de coches tienen un testigo en el cuadro de instrumentos que avisa si el nivel baja demasiado.

Por otro lado, si el motor es gasolina y ves que el aceite está muy negro sustitúyelo. En los diésel es más habitual que se oscurezca. Para intentar alargar más la vida del aceite de tu coche, debes evitar los trayectos cortos y la conducción deportiva.

Líquido refrigerante

El líquido refrigerante se encarga de mantener el motor a una temperatura constante (entre 90º y 92º) para su correcto funcionamiento. De su buen estado dependerá que con bajas temperaturas sea posible circular con el vehículo. También es el encargado de suministrar agua caliente para la calefacción.