Llega el momento más esperado del año, las vacaciones y son muchos los españoles que hacen la maleta y cogen su coche para disfrutar de unas merecidas vacaciones. Pero ¿cómo debemos preparar nuestro coche para afrontar un viaje este verano? ¿Es necesario algún mantenimiento especial durante nuestra estancia vacacional?

Planifica bien tus días de descanso, prepara tu vehículo, infórmate del tráfico y del tiempo, y haz que tus desplazamientos por carretera sean seguros y confortables.

Planifica tu ruta

Planificar tu ruta es mucho más que confiar ciegamente en tu GPS. Elegir la ruta más rápida o disfrutar del paisaje es una decisión muy personal. Elijas lo que elijas, antes de lanzarte a la carretera es importante que te informes de las mejores rutas y del estado de las carreteras.

Por si acaso, ten en mente un plan B. Es decir, una ruta alternativa. Es más placentero continuar la marcha, aunque la ruta sea más larga, que estar parado, sobre todo, si viajas con niños.

Antes de salir, deja bien seguro tu hogar o, si no, estarás dándole vueltas a la cabeza mientras conduces por si te has dejado algo sin hacer, y en la conducción debemos ir centrados, sin distraernos. Lo mejor es que hagas una lista con todas las cosas que tienes que dejar acabadas antes de salir. Y, por supuesto, procura dormir las horas suficientes el día anterior. Tu tiempo de reacción no será el mismo si no descansas y te puedes fatigar antes a medida que vas dejando atrás los kilómetros.

¿Rutas de más de dos horas? 

El cansancio es una de las principales causas de siniestros y la seguridad es lo más importante en los desplazamientos. Disfruta del viaje y haz una parada cada dos horas. En España y en Europa hay muchísimas estaciones de servicio preparadas para hacer un alto en el camino, refrescarse, relajarse con un paseo o unos estiramientos.

Igualmente, te animamos a que planifiques las paradas como parte del viaje. Seguro que descubrirás rincones sorprendentes, pueblecitos con encanto y experiencias gastronómicas que no conocías.

Resérvate el día del viaje simplemente para conducir tranquilamente. No es aconsejable dar una hora estimada de llegada porque esto hará que te pongas más nervioso por llegar a tiempo, al igual que les ocurrirá a los que te esperan en el punto de llegada. No tengas prisa por llegar y cuidado con los últimos kilómetros en los que acumulamos más cansancio.

Pon a punto tu coche

Si nosotros nos preparamos para ir de vacaciones, nuestro coche también se tiene que preparar. Con una buena puesta a punto reduces el número de averías y aumentas tu seguridad y la de los demás.

Puedes comprobar que todo está en orden tú mismo o llevarlo a tu taller de confianza. Presta atención a los neumáticos, tanto a sus presiones como si ha llegado el momento de cambiarlos; comprueba el estado de la batería, el correcto funcionamiento de las luces, si las suspensiones están bien y que los líquidos del coche estén a su nivel: aceite del motor, refrigerante, líquido de frenos, líquido del limpiaparabrisas…

Los niños, siempre bien sentados

Su seguridad es lo más importante, por eso, siempre deben ir bien sentados y con los cinturones puestos. Siempre bien atados y con la silla para coches bien anclada en su sistema ISOFIX o sujeta con el cinturón de seguridad y en la dirección de la marcha que corresponde según la edad del pequeño y el grupo de silla.

Si eres el conductor

Si eres la persona responsable de conducir el vehículo, debes ser más precavido y seguir estos consejos:

VISTE LIGERO:

Dentro del coche el conductor no debe ir demasiado abrigado ni vestido con nada que ralentice sus movimientos al volante. La gran mayoría de coches llevan climatizador con dos o más zonas independientes de temperatura. En la del conductor la temperatura no debe ir muy alta, pues puede inducir a la somnolencia. Lo ideal es que se encuentre entre 21 y 23 grados.

EVITA DISTRACCIONES:

Mientras conducimos debemos mantener la atención siempre puesta sobre la conducción. El móvil debe utilizarse con manos libres y el navegador no debe manipularse en marcha. Antes de salir, pon la ruta en el navegador, y activa la función de voz, para evitar quitar la vista de la carretera.

TODO EN REGLA:

Todos los papeles del coche deben estar en regla y es obligatorio llevar el permiso de circulación y la ficha técnica del vehículo, con el pago del seguro y la ITV al día. Es aconsejable llevar contigo los números de asistencia y emergencia.

Después de estos consejos, ahora sí estarías preparado para hacer un viaje largo con el coche. No olvides que durante el trayecto debes refrescarte e hidratarte y recuerda descansar cada 2 horas o 200 kilómetros, o cuando te llegue la mínima señal de fatiga.