Baterías de litio

¿Cómo funcionan las baterías de litio de los coches?

La automoción ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años, rindiéndose ante la necesidad de conducir vehículos sostenibles y respetuosos con el planeta. En este avance, las marcas de automóviles han apostado por los coches híbridos y eléctricos, por eso incluyen baterías que suelen ser de litio.

Las baterías de litio cuentan con tecnología moderna y tienen la capacidad de almacenar energía en muy poco espacio, con la posibilidad de recargarla y darle muchos años de uso. La primera batería de litio se utilizó en equipamientos de sonido durante los años 90, pero gracias a la investigación se han incluido avances como el manganeso o el cobalto,  mejorando así tanto su seguridad como su rendimiento. En Grupo Marcos Ocasión queremos que conozcas más sobre el corazón de los coches eléctricos e híbridos.

Funcionamiento

Para entender el funcionamiento de estos componentes, hay que diferenciar las partes de la batería, que principalmente son un electrodo negativo, un ánodo de donde salen los electrones y un electrodo negativo, que es el que recibe todos los electrones.

En una batería de litio se incluyen varias celdas, dependiendo de lo que haya decidido el fabricante en función de su rendimiento y estilo de conducción. Para mejorar la seguridad, los fabricantes incluyen sensores de temperatura, reguladores de la tensión y sensores que miden y controlan el estado de la carga.

El éxito de este tipo de baterías se encuentra en su capacidad de almacenamiento, ofreciendo una densidad de entre 300 y 500 WH/kg. Es cierto que hay que tener unos cuidados mínimos sobre estas baterías, para alargar la vida útil: usar un cargador específico o prestar atención a su nivel de carga, son imprescindibles.

Cargador de batería de litio

 Seguridad de las baterías

La gran mayoría de coches eléctricos funcionan gracias a las baterías de iones de litio, también conocidas como Li-ion o baterías LFP, gracias a su seguridad y a su eficiencia. Uno de los aspectos que más preocupaba a sus fabricantes, era el riesgo de inflamación. El electrolito usado en las baterías de iones de litio actuales utiliza una fuerza externa que puede derivar en fuga química, y por tanto en incendio. Así pues, cuando se produce un accidente de tráfico, si los electrodos positivos entran en contacto con negativo puede haber un cortocircuito.

Cargador de batería de litio

Todas las baterías actuales cuentan con la seguridad suficiente como para incluirlas en los vehículos, gracias a los sensores de temperatura o los sensores de nivel. Son varias las empresas que buscan utilizar electrolitos sólidos o incluso usar materiales más resistentes al sobrecalentamiento.

Ventajas y desventajas

Las baterías de ion de litio tienen alta capacidad de carga, tardan mucho en descargarse, cuentan con una densidad de energía alta y además no pierden batería cuando no se usan. Las ventajas superan a los inconvenientes, que se limitan a los complementos en seguridad para que no haya sobrecalentamiento y también al gasto derivado de su fabricación. Además, hay un número limitado de cargas, que suele alcanzar las 600 cargas.

Batería litio sensores

Otro de los puntos a favor es que son menos contaminantes que el resto de los sistemas de motorización de los vehículos, además de ser menos pesadas, por lo que es muy probable que sustituya a las baterías de plomo usadas hasta ahora y a los motores de combustión tradicionales. Además, la investigación en este campo es continua, ya que se trata de un sistema cuyos beneficios destacan sobre los costes y desventajas.

Si tienes alguna duda sobre el funcionamiento de los coches eléctricos y quieres adquirir uno, no dudes en consultar con nuestro equipo de asesores. Nosotros te daremos todos los datos que necesitas para poder disfrutar de la mejor movilidad sostenible.

 

Noticias relacionadas

Estamos preparando nuevas noticias.

En breve estarán disponibles. Gracias por visitarnos.